CONVERSATORIO DE ARQUITECTURA ABORDA SOLUCIONES EN VIVIENDA CON UN ENFOQUE SOCIAL

Autoridades y especialistas plantean sus revolucionarias perspectivas sobre la denominada “inmobiliaria popular”, una iniciativa que busca dar solución en vivienda a quienes no han accedido a subsidios.

Debido al confinamiento y las medidas sanitarias que viven las personas en Chile y el mundo, éstas han tenido que pasar más tiempo en sus hogares de lo que comúnmente acostumbraban, haciendo evidente -entre otras cosas- la necesidad de tener mejores espacios, flexibles y funcionales.

Ejemplo de ello es el teletrabajo o el estudio a distancia, que requieren la disposición de nuevos lugares en el hogar o al menos cercanos a él. En este sentido, y aunque sin saber que todo el mundo viviría una nueva pandemia, en el municipio de Recoleta impulsaron en 2018 la denominada “inmobiliaria popular”, una iniciativa que busca, según sus impulsores, dar soluciones de vivienda digna a las personas.

Una idea que para los entendidos en el área es considerada prácticamente revolucionaria, abordándola en diferentes instancias, tal como ocurrió en el tercer conversatorio de la Trienal del Sur del Mundo “Ciudades Humanas 2020”. Donde analizaron el martes 30 de junio las implicancias y beneficios de esta solución en caso de ser replicadas en el actual contexto de pandemia.

Y es que los 38 departamentos entregados en la comuna de Recoleta tienen una superficie de 52 m², con tres dormitorios, living, comedor, cocina y baño, que a diferencia de otras viviendas de tipo social cuentan con una bodega, estacionamiento, consejería, sede social, zona de juegos y quincho.

Todo ello diseñado por el arquitecto y Premio Nacional de Arquitectura 2002, Juan Sabbagh, quien, junto al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, impulsaron esta iniciativa. En este sentido, el Colegio de Arquitectos de Concepción quiso presentar un ejemplo llevado a la práctica, donde ambos se refirieron a su desarrollo basado en la temática “Desafío de la Integración Social en Pandemia”, instancia que contó con la participación de 90 personas vía telemática.

En palabras de Sabbagh esta no representa una competencia para el mercado inmobiliario ya que se trata “de gente que no tiene la capacidad de llenar un papel para postular a un subsidio”.

El desarrollo que fue alcanzado gracias a subsidios del Ministerio de Vivienda y Urbanismo por un total mil 23 millones de pesos junto con otros 190 millones aportados por el Municipio, benefició a 38 familias vulnerables que pagaban de arriendo alrededor de un 25% de su sueldo.

Se trata de un proyecto que espera ser replicado en otras latitudes para beneficiar a más personas, y motivar a otros para crear nuevas iniciativas con un enfoque social que aporten a la ciudad y también al espacio público.